Grupo de Innovación en construcción Con Hormigón y COP26: Mejorando la industria con proyectos que ayuden a reducir las emisiones de CO2

En la última cumbre de la COP26 (Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático), 46 países se comprometieron a reducir el uso de carbón como fuente de energía en las próximas décadas, con el propósito de reducir las emisiones de Dióxido de Carbono. Chile, una vez más, forma parte de este convenio.

Fuente: un.org

Cabe recordar que nuestro país está suscrito a varios tratados internacionales de esta índole, incluyendo el Acuerdo de París de la COP21, donde las naciones se comprometían a limitar el calentamiento global manteniendo la temperatura del planeta por debajo de 2° C.
Por supuesto, estos esfuerzos también se extienden a cualquier industria que genere CO2, como la del hormigón, que es uno de los mayores productores de Dióxido de Carbono del mundo, siendo responsable de aproximadamente el 6% – 8% de las emisiones globales. Además, grandes cantidades de recursos naturales, como el agua, son utilizados en esta producción.
El Grupo de Innovación en Construcción con Hormigón (GICH), se adhiere a esta nueva forma de trabajo sustentable, por lo que sus objetivos se alinean con los propósitos de la cumbre y, con su labor, busca ser un aporte en la industria.
Para ello, GICH maneja tres ejes de trabajo: disminuir la cantidad de CO2 emitida durante la producción del hormigón o durante los procesos de construcción en obras; capturar las emisiones de CO2 generadas en la fabricación de hormigón; y optimizar la cantidad de hormigón requerido en la construcción con una perspectiva sustentable.
Algunos de los proyectos que trabaja GICH, buscan disminuir la huella de carbono de estructuras de hormigón a través de varios enfoques que combinan nuevos métodos para fabricar cementos: economía circular, captura de CO2, estrategias de optimización del diseño de mezclas, diseño estructural y nuevas metodologías de construcción, entre otros.
También existen algunos cuyo objetivo es optimizar y reducir el uso de recursos naturales. Como el que se está trabajando en la actualidad, que busca incrementar el uso de agregados reciclados producidos a partir de la demolición de estructuras antiguas, a modo de reemplazo de agregados naturales.
Al día de hoy, el Grupo se encuentra trabajando en tres proyectos apoyados por FONDEF. Uno que ya está en marcha, y busca disminuir las emisiones de CO2 en la construcción de pavimentos urbanos, interurbanos y aeroportuarios. Y otros dos que se comenzarán a desarrollar durante el año 2022: Uno en que se estudiará la fabricación de cemento a partir de un método electroquímico, que utiliza energía renovable en su fabricación y genera subproductos como hidrógeno verde, lo cual permitirá disminuir las emisiones de CO2 generadas por la producción de cemento, a través de una propuesta más disruptiva; mientras otro busca utilizar los desechos de demolición como materia prima para nuevos hormigones, realizando un tratamiento de inyección de CO2 a los áridos reciclados.
La sustentabilidad en el área del hormigón, es un futuro en el que varias instituciones ya han comenzado a invertir recursos y capital. Es importante, entonces, destacar que al generarse un trabajo colaborativo entre los distintos sectores de esta industria, este tipo de trabajos tienen un alto potencial de intercambio de conocimiento, implementación y escalamiento, llegando a ser piloteados, o implementados, en obras de construcción gestionadas por las mismas empresas participantes de esta iniciativa.
Recordemos que el Grupo de Innovación en Construcción con Hormigón (GICH), articula la academia con la industria y el sector público, catalizando investigaciones de base científico-tecnológica de alto impacto para la sociedad y para la industria de la construcción con hormigón. Este grupo nace en la Pontificia Universidad Católica de Chile y actualmente cuenta con el apoyo de distintos actores relevantes del mercado. Entre las empresas privadas asociadas, se encuentran productores de materiales tales como Prodalam y Bekaert, y empresas constructoras y prefabricadoras tales como Sacyr y Tensacon. Entre las entidades públicas asociadas, se cuenta con el apoyo de empresas estatales tales como Codelco y Metro, los ministerios de Obras Públicas y de Vivienda y Urbanismo, y el Instituto de Cemento y del Hormigón de Chile. Además de la colaboración de otras instituciones académicas, como la UFRO, UDC, USM, otros.
Gracias a este esfuerzo multidisciplinario, es que día a día se gestionan diversos tipos de proyectos e investigaciones que potencian esta red colaborativa que, a su vez, permite mejorar la Industria de Hormigón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *